Renault: coches buenos, pero y la empresa?

 También he invertido en esta empresa recientemente. Concretamente en el pasado 19 de noviembre. Fue dos días después del escándalo de corrupción del antiguo Presidente Carlos Ghosn quién también presidía Nissan y Mitsubishi.

Hablemos un poco de en qué base la inversión y de los líos de faldas que han habido tras la destitución del expresidente. El señor Ghosn no sólo es famoso por estar subsumido en un escándalo fiscal y de malversación,  sino que además era el ejecutivo más bien pagado de la industria automobilística sumando los cargos de Presidente y Director General en cada una de las empresas enbolsillándose (al menos legamente) 17 millones de euros. Nada mal…

Fue necesaria la caída del 9%, de unos 1.500 millones de euros en dos días, para estabilizar el precio de la acción haciendo un “suelo temporal” y en este punto fue cuando decidí entrar. Las bajadas tras un despido o escándalo son algo típicas en la bolsa, pero en este caso estaría bastante justificado dada la importancia que ha tenido Ghosn en la formación de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi

 

La alianza

No es nada raro ver que aparezcan alianzas en grupos automovilísticos tendientes a la concentración: Grupo Volkswagen, Fiat-Chrysler, PSA y nuestra Renault. Buscar sinergias compartiendo motores o disminuyendo costes suelen ser las intenciones de tales fusiones.

La alianza se gestó en 1999 cuando Nissan estuvo a borde de la quiebra por sus malos resultados. En aquel entonces Renault (quién está participada en un 15% por el gobierno francés) adquirió hasta un 44% de Nissan quién a su tiempo adquirió un 15% de Renault y una participación similar en Mitsubishi.

Este entramado es lo que configuró el inicio de la Alianza que tantos buenos frutos ha dado hasta el momento. El grupo apuntó hacia una lenta, pero inexorable integración y se especializó en la producción de coches eléctricos generalmente utilitarios, pero sobretodo asequibles para el público de clase media. Son los casos del Nissan Leaf y el Renault Zoe que con su compañero de Mitsubishi, vendieron más de 500.000 coches eléctricos durante el 2017 siendo líderes en el sector eléctrico. Un sector que si no nos equivocamos está destinado a crecer a medio plazo en todo el mundo y serán las clases medias quienes impulsen el consumo masivo.

Nissan se encuentra a día de hoy más que saneada y de hecho generando más beneficios que Renault, y este es uno de los motivos por los que la alianza tiene conflictos en la toma de decisiones. Si bien Renault tiene a gran parte de Nissan, esta es ahora mismo la marca más bien posicionada del grupo; por no hablar de las reticencias del gobierno francés en cuanto a la fusión que pueda haber entre los tres fabricantes. Cabe decir, que Renault ha tenido tradicionalmente una importancia vital para el país galo a nivel de industria militar.

 

Análisis

Analizar el sector del automóvil me parece bastante más complicado que el de los teléfonos móviles: habrá electrificación o no? Nos dirigimos hacia los coches autónomos? Podremos todos seguir teniendo coche..?

Además Renault no es una empresa independiente pues se encuentra participada por múltiples agentes y parte de sus recursos provienen de otros agentes que son autónomos. A día de hoy, la marcha de Ghosn ha dejado a la Alianza tocada, pero no a la posición de Renault en ella: las destituciones han fluído y la participación en sus beneficios seguirá existiendo. Siendo sumamente peligroso que estas tres empresas volvieran a competir entre sí, lo veo poco probable dado a que se necesitan las unas a las otras por supervivencia (se complementan excelentemente a nivel geográfico y de segmentación por poder adquisitivo).

En definitiva, puede que la fusión no prospere a medio plazo, pero creo que la Alianza resulta intocable para estas empresas, tal vez veamos un cambio en el reparto de poderes. Una muestra de esta tendencia, es el hecho de que las agencias de rating no han rebajado la calificación de sus bonos.

A día de hoy Renault cotiza en 17.500 millones de euros, Nissan en 30.000 millones y Mitsubishi en otros 7.000. La Alianza que suma poco menos de 56.000 millones de euros se encuentra por debajo de la capitalización que tiene Volkswagen de 70.000 millones en estos momentos. Algo que llama la atención al ver que el primer grupo había vendido unos cuantos más coches que el segundo.  

Aun así, tenemos que tener en cuenta que los ingresos del Grupo Volkswagen son mucho mayores dada a la mayor calidad de sus ventas.

Entonces en qué nos fijamos? Ambas son empresas con un enorme tamaño de deuda (alrededor del 150%) lo cual es lógico viendo las grandes inversiones que tienen que hacer.  Si miramos el PER las diferencias ya son mayores, aunque viendo la relación FCF/VM ambas estarían a la par… Si algo me da tranquilidad es ver que el valor de la participación de Renault en Nissan + su saldo de tesorería ya se equipara a su valor en bolsa. Esto significa que el mercado prevee que a esta empresa le va a ir realmente mal y por lo tanto, está POTENCIALMENTE infravalorada.

Sin duda esta ha sido una inversión arriesgada: el sector del automóvil tiene el peligro de la desaceleración económica y de que realmente no podamos tener coches todos en un futuro (dado que el coche eléctrico actualmente está en entredicho). Pero de no ser así, creo que Renault puede ser una muy buena compra dado el posicionamiento que tiene en el sector pujante que es el eléctrico.

 

En esta ocasión no me fío mucho de la volatilidad, por lo que he colocado el Stoploss bastante cerca de la valoración. Me gustaría mucho saber vuestras opiniones en comentarios sobre la idoneidad o no de la inversión!

 

Marc Baraut

 

 

Edito: en el momento de hacer esta inversión la acción cotizaba en 57,82€ mientras que al cierre de ayer superaba los 62€.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.